10 claves para manejar tus gastos diarios si estás desempleado

Los gastos diarios nunca paran y, cuando estás desempleado, las cosas se empiezan a poner difíciles al llegar cada factura. ¿Cómo manejar esta situación mientras logras conseguir trabajo? Aquí te damos 10 tips para manejar tus gastos personales y familiares durante el proceso de encontrar empleo.

Haz un presupuesto de gastos familiares

El primer paso para poder manejar la situación de tus gastos diarios es poder conocer tu situación actual. Para ello debes hacer un presupuesto que contemple todos los gastos que debes cubrir en el mes, con sus fechas de pago dentro del mes.

Puedes usar una hoja de cálculo o, simplemente, lápiz y papel, haciendo una tabla donde incluyas elementos como los que te sugiero a continuación:

ITEM / GASTO: MONTO MENSUAL

  • Arriendo o cuota de hipoteca
  • Administración
  • Energía
  • Acueducto
  • Gas
  • Telefonía
  • Internet
  • Alimentación
  • Colegios – Educación
  • Salud
  • Obligaciones financieras (tarjetas, cuotas de préstamos)
  • Combustible
  • Transporte público
  • Mascotas
  • Seguros – cuotas
  • Televisión
  • Ropa
  • Peluquería y cuidado personal
  • Imprevistos
  • Otros gastos

Otros gastos

Puedes agregar otros elementos que constituyan gastos diarios o mensuales, siempre siendo consciente de la situación y del valor que representa para tí y tu familia

Diferencia lo urgente de lo importante

Cuando tu situación laboral cambia, las prioridades e importancia de los gastos diarios se modifica dramáticamente.

Ya sea porque estás buscando tu primer trabajo, porque perdiste tu empleo o porque renunciaste, el valor que le das a cada uno de los elementos que componen tus finanzas personales es diferente ahora.
Debes entonces determinar el nivel de importancia que le das a cada uno de tus gastos personales y familiares.

Esto lo puedes hacer calificando de 1 a 10 los elementos que incluiste en tu presupuesto mensual y luego ordenalo por este nivel de importancia. Así tendrás claridad total sobre los aspectos que requieren mayor atención en tus gastos diarios.

Luego debes decidir cuáles de los gastos necesitas cubrir en el corto plazo y cuales puedes aplazar mientras consigues trabajo u otra fuente de ingresos. Marca cada uno de los ítem urgentes y compara con lo importante para saber exáctamente cuáles constituyen tus prioridades.

Elimina de tus gastos diarios lo “menos importante”

Muchas veces puedes dar importancia a cosas que, en realidad no ponen en riesgo tu supervivencia y la de tu familia.

En este momento de dificultad debes “ponerte la mano fuera del corazón” y tomar decisiones muy racionales sobre tus finanzas personales y tus gastos diarios.

Tienes la esperanza de que tu situación cambie para bien y muy pronto, pero nada te lo puede garantizar.
Por esto debes inmediatamente empezar a eliminar de tu presupuesto familiar las cosas que, pensándolo bien, no necesitas.

  • Si tienes un plan de telefonía celular, busca bajarlo al mínimo.
  • ¿Televisión por cable? Tu familia puede usar la televisión pública.
  • El gimnasio puedes reemplazarlo por un trote o ejercicio en casa, que además te ayuda a despejar la mente.
  • En el mercado hay cosas que estás acostumbrado a consumir que debes dejar para mejores tiempos.
  • La comida del perro puede ser de una gama inferior, sin matarlo de hambre.

Estos pequeños cambios te permiten continuar con un nivel de vida normal, sin gastar al ritmo que lo venías haciendo.

Si la situación se prolonga, debes contemplar cambiar de casa y los niños de colegio. Son decisiones difíciles, pero no debes dejarte llevar por la situación.

Cubre lo urgente… lo realmente urgente

Cuando marcaste los gastos diarios urgentes decidiste qué debía ser atendido en el corto plazo y qué puede esperar.

Ya lo tienes claro y debes actuar en consecuencia. Dale prioridad a la supervivencia y lo que en realidad no puede esperar: si no haces mercado, te cortan la luz o el agua, estás en problemas graves, pero si dejas de comprar ropa cada mes, puedes vivir sin eso.

Cuida tus ahorros

Es posible que tengas tus cesantías o ahorros para casos de emergencia.

En este caso, tienes una especie de colchón te va a permitir amortiguar la situación con un poco más de tranquilidad, pero deberás actuar con mucha prudencia con estos recursos.

No puedes ver tus ahorros como la posibilidad de continuar con el nivel de vida que traías en épocas de empleado.

Recuerda que el proceso de conseguir empleo puede tomar días o meses y los gastos diarios no paran.

Calcula el monto de los ahorros y divídelo entre el presupuesto mensual para tener claridad del tiempo aproximado que tus ahorros te van a proporcionar ese salvavidas.

Comunica la situación a tu familia

Estar desempleado es un problema que te afecta a ti y a tu familia directamente, por lo cual debes ser transparente y dar a conocer los posibles cambios que esta etapa va a conllevar a todos sus miembros, pues tiene consecuencias económicas y emocionales difíciles de afrontar para todos.

Si vives con tus padres dales a conocer la situación y muéstrales cómo vas a afrontar tus gastos diarios para que sepan que estás poniendo de tu parte para modificar tu ritmo de vida y así encontrar el apoyo que necesitas.

Si eres padre de familia o cabeza de hogar, tu pareja debe saber de la situación y tomar con ella o él las decisiones necesarias para modificar el presupuesto familiar y el estilo de vida.

De igual manera, tus hijos deben estar conscientes de los cambios que en su día día van a afrontar. Hazles entender que es una situación temporal que vas a revertir a la mayor brevedad posible, paro que puede tomar un tiempo para normalizar.

Busca apoyo

Una vez has comunicado tu situación de desempleo y los cambios que esto conlleva, tu familia será el primer punto de apoyo que tendrás, tanto en lo emocional como en lo económico.

El apoyo familiar puede venir, no solamente de quienes viven contigo, sino de hermanos, tíos, primos y demás gente cercana que te puede dar una mano ya sea para cubrir algunos gastos, préstamos cuando estés “colgado” en los gastos diarios y en la búsqueda de oportunidades laborales que pueden aplicar para tu perfil.

Tus amigos y colegas son otro apoyo importante a tener en cuenta. Aunque puede ser incómodo, debes tener un par de personas que te pueden ayudar con una recomendación, compartir tu hoja de vida y darte una mano para cubrir los faltantes en tu presupuesto familiar.

Estar sin empleo es algo que a cualquier persona, de cualquier nivel, le puede ocurrir y esa empatía puede ayudarte a sobrellevar esta etapa.

Utiliza subsidios de desempleo

En Colombia por ejemplo, existe el mecanismo de subsidio de desempleo para obtener algunos ingresos durante los períodos que te encuentres sin trabajo.

El subsidio de desempleo te permite obtener el pago de los aportes de salud y pensión calculados sobre un salario mínimo, un auxilio de alimentación correspondiente al valor de un salario mínimo y medio, dividido en desembolsos mensuales durante seis meses y recibir el subsidio familiar como si estuvieras trabajando.

La posibilidad de obtener un subsidio de desempleo te facilitará descontar de tu presupuesto de gastos estos valores para darte un respiro.

Los subsidios o auxilios de desempleo existen en varios países de Latinoamérica. Para darte un ejemplo, este es el proceso para acceder a ellos en Colombia

  • Tramitar el subsidio ante tu caja de compensación familiar
  • Presentar una certificación de la condición de desempleo o el certificado de terminación del contrato, si eres independiente
  • Diligenciar un Formulario Único de Postulación al Mecanismo de Protección al Cesante
  • Haber aportado a la caja de compensación, continua o discontinuamente así: Mínimo un año durante los últimos tres años para empleados y durante dos de los últimos tres años para independientes.
  • Acércate a tu caja de compensación familiar para obtener tu subsidio de desempleo.

Ahorra en el proceso de buscar empleo

Conseguir trabajo cuesta tiempo y dinero.

Recuerda que vas a necesitar hacer, mejorar e imprimir tu hoja de vida, presentar documentos, asistir a entrevistas y pruebas.

Esto requerirá que incluyas en tu presupuesto de gastos diarios los costos de documentos, impresiones, trámites, transportes y comunicaciones.

En promedio, en Latinoamérica, una persona puede gastar diariamente entre 5 y 10 dólares (unos $20,000 colombianos) en el proceso activo de búsqueda de trabajo y puede tardar hasta 45 días para conseguirlo.

Tienes algunas opciones para este proceso:

  • Disponer de un presupuesto para cubrir estos gastos, alrededor de 140 dólares al mes.
  • Buscar en internet ofertas de trabajo, enviar cientos de hojas de vida, llenar formularios extensos, ir a entrevistas y después de un tiempo y con mucha suerte tener alguna respuesta.
  • Ó Suscribirte a al Plan Premium de HoyTrabajas.com para recibir servicios como candidato, aplicar a todas las ofertas apropiadas para tí y recibir respuesta en menos de 24 horas, por una suscripción de poco más de US$ 6 dólares al mes ($19.900 pesos Col.), así tendrás un ahorro de tiempo y mucho dinero.

Aprovecha trabajos temporales o flexibles

Si estás buscando trabajo, no solamente existen los empleos con horario de oficina. Cada vez más personas están optando por conseguir trabajos con flexibilidad laboral que permiten manejar el tiempo y obtener ingresos suficientes para sus gastos diarios y para lograr estabilidad, aprovechando sus conocimientos y habilidades, muchos trabajos no requieren experiencia pero si mucha buena actitud.

No son pocos los casos en que las personas obtienen mayores ingresos con empleos por turnos, por obra/labor o combinando varios empleadores, que con un empleo único de 8 a 5.

Además, muchos aprecian la posibilidad de realizar otras actividades familiares o personales como el cuidado de los niños o el estudio, que los trabajos fijos no permiten.

También está la opción de los empleos temporales que pueden ser una gran oportunidad para enrolarte definitivamente en una empresa, conocer nuevas facetas de tu trabajo y mantenerte en circulación en el mercado laboral.

En resumen…

Tener claros tus gastos diarios y asumir tu presupuesto familiar con una visión realista del momento de desempleo, tomando decisiones sobre la importancia y prioridad de cada gasto te permitirá tener claridad sobre la situación de tus finanzas personales.

Comunicar la situación y apoyarte en tus personas cercanas te ayudará a sobrellevar la carga económica y emocional de esta situación y el subsidio de desempleo te dará una mano extra.

Finalmente, ver el mercado laboral un poco más ampliamente te permitirá contemplar opciones flexibles que tal vez conviertan tu situación de desempleo en una oportunidad.

¡Encuentra Trabajo Ya!